AGUSTINA

Hacia 1880, nuestro país comenzó a transformarse profundamente, ya que se fueron asentando los elementos de la "Argentina Moderna": el Estado Nacional estuvo en condiciones de asegurar las bases del orden capitalista, y la economía del país se incorporó al mercado mundial a través de las exportaciones de productos agropecuarios. Los requerimientos de mano de obra para los nuevos trabajos impulsaron la llegada de cientos de miles de inmigrantes y la participación de capitales extranjeros. Estos capitales estuvieron destinados a realizar las obras que facilitaron el transporte y la comercialización de los productos argentinos en el mercado internacional. El mayor volumen de las inversiones de capital de origen inglés, permitió la expansión del ferrocarril.
La expansión ferroviaria comenzó cautelosamente hacia 1880, ello produjo paulatinamente la creación de diversos ramales a lo largo y a lo ancho de la región pampeana.
El ferrocarril BAP solicitó en 1901 la autorización al Poder Ejecutivo Nacional, para la construcción de un ramal de Saforcada a Colonia Santa Isabel. Por decreto del 8 de mayo de 1901, se aprobó el proyecto.
En el Cuartel IX del Partido de Junín, y luego de sucesivas ventas de fracciones de tierra, estas fueron adquiridas por distintos propietarios. Uno de ellos fue la señora Agustina Paz de Costa, que con posterioridad, donó los terrenos para la estación del ferrocarril, ubicada en el kilómetro trece del ramal Saforcada a Colonia Santa Isabel. Como reconocimiento a este hecho, por Resolución del 11 de marzo de 1902, se designó a esta estación con el nombre de "Santa Agustina", surgiendo al noreste el pueblo que llevó el mismo nombre y que en la actualidad se denomina Agustina.




Datos Abiertos
Transparencia
Boletín Oficial